La gestión de residuos es el conjunto de actividades necesarias para el tratamiento de los desechos, desde su generación, hasta su eliminación o reaprovechamiento. Eso incluye la recogida de los residuos, su transporte, la gestión de los que son especialmente peligrosos, el reciclaje de los materiales aprovechables…

Con el tiempo, la gestión de residuos ha cobrado una gran importancia por motivos ecológicos y económicos. Por ello, cada día se promueven más herramientas de control y seguimiento de los residuos gestionados.

Por ello, los gestores de residuos deberán de contar con las autorizaciones de gestión de residuos pertinentes y contar con los medios humanos y materiales adecuados y de acuerdo a la normativa actual.

figuras que intervienen en la gestión de residuos

autorización de gestión de residuos

Qué actividades necesitan autorización de gestión de residuos

  • Las instalaciones donde se realicen actividades de tratamiento de residuos, incluido el almacenamiento en el ámbito de la recogida en espera de tratamiento, así como la ampliación, modificación sustancial o traslado de dicha instalación, excepto las incluidas en el ámbito de aplicación de la Ley de prevención y control integrados de la contaminación.
  • Las personas físicas o jurídicas para realizar una o varias operaciones de tratamiento de residuos (gestores de tratamiento).
  • Los sistemas colectivos de responsabilidad ampliada del productor del producto.

ETAPAS DEL PROCEDIMIENTO LA AUTORIZACIÓN DE GESTIÓN DE RESIDUOS

Solicitud de inicio de procedimiento

El promotor presentará la solicitud de autorización de gestión de residuos acompañada de la siguiente documentación mínima:

  • Descripción del emplazamiento y de la actividad.
  • Dotaciones de personal y medios materiales.
  • Prescripciones técnicas y medidas de control y corrección.
  • Plan de Autocontrol.

Además, se deberá de abonar la tasa administrativa correspondiente (variable en función de CCAA en la que se ubique la instalación).

Procedimiento de evaluación ambiental (si procede)

La Ley 21/2013 de evaluación ambiental, establece la necesidad de someter a alguno de los procedimientos de evaluación ambiental a las siguientes actividades de gestión de residuos:

PROCEDIMIENTO DE EVALUACIÓN AMBIENTAL ORDINARIO

  • Instalaciones de incineración de residuos peligrosos definidos en el artículo 3.e) de la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados, así como las de eliminación de dichos residuos mediante depósito en vertedero, depósito de seguridad o tratamiento químico (como se define el epígrafe D9 del anexo I de la Ley 22/2011).
  • Instalaciones de incineración de residuos no peligrosos o de eliminación de dichos residuos mediante tratamiento físico-químico (como se define el epígrafe D9 del anexo I de la Ley 22/2011), con una capacidad superior a 100 t diarias.
  • Vertederos de residuos no peligrosos que reciban más de 10 t por día o que tengan una capacidad total de más de 25.000 t, excluidos los vertederos de residuos inertes.
  • Instalaciones de vertederos de residuos no peligrosos no incluidos en los apartados anteriores, así como de residuos inertes o materiales de extracción de origen fluvial, terrestre o marino que ocupen más de 1 ha de superficie, que se encuentren dentro de Espacios Naturales Protegidos, Red Natura 2000 y Áreas protegidas por instrumentos internacionales.

PROCEDIMIENTO DE EVALUACIÓN AMBIENTAL SIMPLIFICADO

  • Instalaciones para el procesamiento y almacenamiento de residuos radiactivos.
  • Instalaciones de eliminación o valorización de residuos, no incluidas en el anexo I, que no se desarrollen en el interior de una nave en polígono industrial, o con cualquier capacidad si la actividad se realiza en el exterior o fuera de zonas industriales.
  • Instalaciones de almacenamiento de chatarra, de almacenamiento de vehículos desechados e instalaciones de desguace y descontaminación de vehículos que no se desarrollen en el interior de una nave en polígono industrial, o con cualquier capacidad si la actividad se realiza en el exterior o fuera de zonas industriales.
Procedimiento de protección ciudadana (si procede)

Uno de los informes vinculantes para la aprobación de la autorización de gestión de residuos es el de del órgano competente en materia de protección ciudadana.

El Real Decreto 393/2007, establece que las instalaciones de gestión de residuos peligrosos deberán de contar con un Plan de Autoprotección, que tiene con el objeto prevenir y controlar los riesgos sobre las personas y los bienes y dar respuesta adecuada a las posibles situaciones de emergencia, en la zona bajo responsabilidad del titular de la actividad, garantizando la integración de éstas actuaciones con el sistema público de protección civil.

En el caso de las instalaciones destinadas a la gestión de residuos no peligrosos, deberán de contar con un Plan de emergencias básico en el que también se contemplan las posibles situaciones de riesgo y los procedimientos de actuación en caso de que éstos se materialicen.

¿Qué diferencia hay entre un plan de autoprotección y un plan de emergencia?

El plan de autoprotección debe registrarse administrativamente en el órgano establecido por la comunidad autónoma competente, mientras que el plan de emergencias no.

Presentación del informe de situación de suelos

El Real Decreto 9/2005 establece una serie de actividades consideradas como potencialmente contaminantes del suelo. Entre ellas se incluye la gestión de residuos, tanto peligrosos como no peligrosos.

Por considerarse actividad potencialmente contaminante del suelo, los gestores de residuos deben de presentar el Informe preliminar de situación de suelo, que tiene como objeto dar a conocer la situación preoperacional del suelo.

Acondicionamiento de las instalaciones

Previo al inicio de la actividad, el promotor debe de acondicionar las instalaciones con el fin de garantizar una buena protección del medio ambiente.

Estas medidas preventivas son algunas de las medidas básicas necesarias para el desarrollo de la actividad de gestión de residuos:

  • Pavimentación y aislamiento del suelo.
  • Instalación de arqueta separadora de lodos y grasas o separador de hidrocarburos.
  • Instalación de arqueta de toma de muestras.
  • En el caso de gestionar equipos eléctricos y electrónicos (RAEEs):
    • Disponer de báscula de pesaje.
    • Contar con jaulas o cajones que permitan el almacenamiento separado en función de su fracción de recogida.
    • Disponer de un sistema de seguridad que garantice el control de acceso a personal ajeno a la instalación.
Visita de inspección

Previo a la emisión de la propuesta de resolución de la autorización de gestión de residuos, los servicios de inspección realizarán una visita a las instalaciones con el objetivo de verificar la situación y las condiciones operacionales de la instalación.

Constitución de seguro y fianza

La efectividad de las autorizaciones de las instalaciones en las que se llevan a cabo operaciones de tratamiento de residuos, incluido el almacenamiento, están sujetas, al menos, a la acreditación de la constitución y vigencia de un seguro de responsabilidad civil y del depósito de una fianza.

Resolución de procedimiento

El procedimiento de autorización de gestión de residuos finaliza cuando los servicios técnicos verifican la constitución del seguro de responsabilidad civil y la fianza, y se emite el número de autorización de gestión de residuos.

Esta información será incorporada al listado de gestores de residuos de la CCAA en la que ubique la instalación.

PLAZOS DE RESOLUCIÓN DE PROCEDIMIENTO DE autorización de gestión de residuos

La ley de residuos establece un plazo máximo de 10 meses contados desde la recepción del expediente completo para concluir el procedimiento.

Cabe destacar que los plazos reales son muy variables en función de la CCAA en la que se deba iniciar el procedimiento.

obligaciones de los gestores de residuos

  • Mantener los residuos almacenados en las condiciones que fije su autorización. La duración del almacenamiento de los residuos no peligrosos será inferior a dos años cuando se destinen a valorización y a un año cuando se destinen a eliminación. En el caso de los residuos peligrosos, en ambos supuestos, la duración máxima será de seis meses.
  • No mezclar residuos peligrosos con otras categorías de residuos peligrosos ni con otros residuos, sustancias o materiales.
  • Mantener al día el archivo cronológico de acuerdo a lo establecido en el anexo XII de la ley de residuos.
  • Anualmente deberá de presentarse ante las Comunidades Autónomas, y en el caso de los residuos de competencia municipal además a las Entidades Locales, una memoria resumen de la información contenida en el Archivo cronológico.

Comunicaciones previas para la gestión de residuos

qué figuras requieren comunicación previa al inicio de su actividad

  • La instalación, ampliación, modificación sustancial o traslado de industrias o actividades que produzcan residuos peligrosos, o que generen más de 1000 t/año de residuos no peligrosos, excepto las incluidas en el ámbito de aplicación de la Ley de prevención y control integrados de la contaminación.
  • Las que transporten residuos con carácter profesional.
  • Los negociantes de residuos
  • Los agentes de residuos.
  • Los sistemas individuales de responsabilidad ampliada del productor del producto.

PLAZOS DE RESOLUCIÓN DE PROCEDIMIENTO DE comunicación previa

Las comunicaciones previas garantizan el reconocimiento o ejercicio de un derecho desde el momento de su presentación. Con excepción de la inscripción como transportista de residuos peligrosos, que requiere la constitución de seguro de responsabilidad civil y fianza.

No obstante, las administraciones tardan entorno a un mes en asignar el número de inscripción correspondiente.

ETAPAS DEL PROCEDIMIENTO de comunicación previa

Comunicación previa al inicio de la actividad

El promotor presentará el formulario específico para cada figura de Comunicación previa acompañada de la siguiente documentación mínima:

  • Listado de residuos con los que se pretende operar.
  • En el caso de transportistas de residuos, documentación de los vehículos que se pretenden dar de alta.

Además, se deberá de abonar la tasa administrativa correspondiente (variable en función de CCAA en la que se ubique la instalación).

Constitución de seguro y fianza*

En el caso de la inscripción como transportista de residuos peligrosos, será necesaria la acreditación de la constitución y vigencia de un seguro de responsabilidad civil y del depósito de una fianza.

Resolución del procedimiento

El procedimiento de Comunicación previa concluye con la asignación del número de inscripción correspondiente.

PLAZOS DE RESOLUCIÓN DE PROCEDIMIENTO DE comunicación previa

Las comunicaciones previas garantizan el reconocimiento o ejercicio de un derecho desde el momento de su presentación. Con excepción de la inscripción como transportista de residuos peligrosos, que requiere la constitución de seguro de responsabilidad civil y fianza.

No obstante, las administraciones tardan entorno a un mes en asignar el número de inscripción correspondiente.

obligaciones de los productores, agentes, negociantes y transportistas de residuos

  • Mantener al día el archivo cronológico de acuerdo a lo establecido en el anexo XII de la ley de residuos.
  • Anualmente deberá de presentarse ante las Comunidades Autónomas, y en el caso de los residuos de competencia municipal además a las Entidades Locales, una memoria resumen de la información contenida en el Archivo cronológico.